¿QUÉ ES UNA INFILTRACIÓN?

infiltracions

Infiltrar es introducir una substancia mediante una jeringuilla a cualquier zona del cuerpo. Es decir, cualquier cosa que se pinche, es una infiltración.Generalmente todos pensamos en “corticoides” cuando nos hablan de infiltraciones pero actualmente hay un gran abanico de productos beneficiosos que se aplican a través de infiltraciones. De hecho la administración de medicación corticoidea ha quedado bastante reducida a casos muy concretos.El objetivo del tratamiento con infiltraciones localizadas en lugar del tratamiento con pastillas orales es disminuir el dolor y acelerar el proceso de curación. El hecho que la infiltración sea tan local permite que el medicamento vaya directo al tejido que queremos tratar y tengamos un resultado más rápido y duradero. Además evitamos los efectos secundarios sistémicos de los medicamentos que se administran por vía oral o intramuscular.

¿Son muy dolorosas las infiltraciones?

Ésta es una creencia muy habitual, debida a la mala experiencia que han podido tener algunas personas. A menudo se mezcla una parte de anestésico con el medicamento que se debe infiltrar para disminuir la molestia del procedimiento.A pesar de ello una infiltración aplicada en el punto correcto y aplicada con cuidado no debería ser demasiado dolorosa. Los tejidos con sensibilidad dolorosa que generalmente debemos abordar son la piel y la cápsula articular. Por ello una vez realizada la punción, si nos encontramos en el punto anatómico correcto no debería hacer daño; lo que se puede notar es cierta incomodidad durante la entrada de la substancia. Esto se alivia bastante si la aplicación la hacemos lenta y suavemente.Es una técnica sencilla y con pocas complicaciones. Lo que sí nos podemos encontrar es un efecto rebote en algún caso, agraviándose un poco el dolor las 24-48h siguientes a la infiltración que trataremos con los analgésicos habituales.

¿En qué patologías se utilizan las infiltraciones?

Las aplicaremos para resolver problemas inflamatorios (ya sean agudos o crónicos) y también para ayudar procesos cicatriciales y de reparación de tejidos.Existen muchos tipos de infiltaciones y decidiremos cuál es la más indicada para cada caso según la historia clínica y evolución de cada paciente. Se pueden tratar con infiltraciones las bursitis, tendinitis de espalda y codo, fascitis, trocanteritis, artritis y artrosis, esguinces, epicondilitis, rupturas fibrilares, condropatías leves…

¿Tienen algún peligro?

El principal y más importante es el risgo de infección. Por ello las infiltraciones deben ser siempre realizadas por profesionales formados y en estrictas medidas de asepsia.Otro riesgo es el síncope vasovagal: los pacientes muy nerviosos pueden marearse e incluso desmayarse en el momento de la punción. No es una situación grave, pero impresiona mucho al paciente. Por ello es importante tranquilizarle y resolver todas las dudas antes del procedimiento.

Related Projects