Medicina biorreguladora

biorreguladora2

Pensamos que la inflamación es algo malo y que se debe combatir. ¡Pero no es así!

La inflamación es una respuesta de defensa de nuestro propio organismo, la finalidad de la cual es eliminar el agente que está causando la lesión. Es decir, la inflamación es el mecanismo que tiene nuestro organismo per curar la lesión.

¿Cómo se puede tratar la inflamación? Hay dos maneras de tratarla: suprimiendo el proceso inflamatorio y modulando el proceso inflamatorio.

Teniendo en cuenta que la inflamación no es un proceso perjudicial, sinó que es una respuesta de defensa de nuestro organismo ante una lesión, la mejor manera de tratarla no es suprimiéndola, sinó modularla. De esta manera dejamos que el organismo continue luchando contra el agente que está causando el daño, intentando eliminarlo.

¿Qué es la medicina biorreguladora?

Son productos médicos que no suprimen las reacciones neuro-inmunológicas ni interfieren con los sistemas fisiológicos de defensa del organismo. Sus objetivos terapéuticos son estimular la curación natural, regular los procesos inflamatorios, regenerar el tejido dañado, estimular la cicatrización, estimular la circulación sanguínea, regular los reflejos neurales, facilitar el drenaje y estimular los mecanismos de detoxificación.

La inflamación es una respuesta protectora del organismo, generalmente local y controlada. Por tanto, el tratamiento debe dirigirse a controlar la inflamación y el dolor y conseguir una reparación tisular precoz. Una inflamación excesiva puede retardar el proceso de curación y causar daños en los tejidos. El fármaco ideal sería aquel que aumentara los efectos beneficiosos de la inflamación controlando sus secuelas perjudiciales. Y este objetivo lo cumplen este tipo de sustancias, que además tienen la ventaja de que no son tóxicas, consiguen una curación rápida y no están tipificadas como dopantes por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

¿Para qué o quién está indicado?

La Medicina Biorreguladora se está aplicando en multitud de especialidades médicas como alergias, rinitis, aparato digestivo, transtornos nerviosos… Por lo que respecta a las aplicaciones del aparato locomotor, el objetivo más importante en el tratamiento de las lesiones agudas es proporcionar un alivio sintomático y un retorno a la actividad que existía antes de la lesión.

Se consiguen resultados realmente muy buenos en el tratamiento de las contracturas cervicales. Las contusiones, hematomas, dolor leve y moderado en procesos inflamatorios, lumbalgias, dolores musculares, dolores articulares, reducción de arrugas y grasa, son también indicaciones para el tratamiento biorregulador.

¿En qué consiste el tratamiento?

El lugar y técnica de las infiltraciones (intradérmica, subdérmica, intramuscular, periarticular y otros) dependerá de la patología que se trate. La pauta se va repitiendo cada 7-10 días según la evolución del paciente.

Es muy recomendable acompañar el protocolo terapéutico con la Terapia de Detoxificación y Drenaje, que estimula los órganos implicados en la eliminación de las toxinas responsables de los síntomas. Esto mejora el drenaje linfático, favoreciendo la movilización de las toxinas, reforzado las funciones hepáticas e intestinales, activa la biotransformación de las toxinas y finalmente activa el riñón para eliminarlas.

Related Projects